En programas de educación para el personal vinícola, la pasión se une con el pragmatismo

¿Qué le encanta, pero que en realidad le encanta, acerca de su trabajo? Si es un vinicultor, quizás son esas caminatas en las viñas, probando la madurez de la fruta mientras se disipa la niebla matutina. Si es un vendedor, quizás es la emoción que siente al comunicar el evangelio del vino fino a las masas sedientas. ¿Un sommelier? Podría ser el éxtasis que ve en el rostro de un comensal cuando sus labios tocan ese primer sorbo.

Sea lo que sea que le encante, se siente impulsado a compartirlo. Si trabaja para una marca vinícola, naturalmente querrá que sus colegas y jefes directos también compartan el amor. La pasión contagiosa por el trabajo no sólo energiza a un equipo, sino que, más importantemente, también energiza a su marca.

Pero el amor y la pasión le ayudarán sólo en una parte del camino. Para cultivar un personal con conocimientos se debe ir más allá de lo romántico hacia lo pragmático. Si quiere ser parte de un programa de vinos exitoso, también necesita una estrategia de educación del personal, específicamente una centrada en el vino, servicio del vino y desarrollo sensorial.

Yvon Chouinard, un amante de la naturaleza y fundador de la empresa de vestimenta para exteriores Patagonia, famosamente bromeaba diciendo que “mientras más sabes, menos necesitas”. En otras palabras, un aumento en el conocimiento, tanto suyo como de su equipo, puede ayudar a que un negocio se desarrolle más eficientemente. La capacitación ayuda tanto en el desempeño como en la retención.

6-30_StaffTraining_Cook¿Necesita pruebas? Disfrute estos bocaditos:

  • Según Harvard Business Review, la capacitación al personal puede mejorar el rendimiento en un 22 por ciento, mientras que la capacitación junto con asesoría personalizada (coaching) puede mejorar el rendimiento en un 88 por ciento.
  • En un estudio realizado por la empresa de servicios de empleo Spherion Atlantic Enterprises, el 61 por ciento de los encuestados que recibieron desarrollo profesional respondieron que era muy probable que se mantuvieran con su empleador actual por cinco años o más.

Matt Fern cree en el evangelio de la educación al personal. Por mucho tiempo ha sido gerente y socio de AC Restaurant Group en Raleigh, Carolina del Norte, donde ha presenciado un notorio crecimiento en la creación de negocios, y ahora dirige el programa de bebidas para siete restaurantes.

“Para mí, el placer es tomar a alguien con poco o nada de conocimientos sobre vino y mostrarles que no sólo pueden aprender acerca de este entretenida bebida sino que pueden convertirse en maestros de ella también”, señala Fern. “Las ventajas obvias de la capacitación específica son los aumentos de ventas pero hay una que no es tan evidente y es la capacidad de desarrollar confianza con los clientes que retornan”.

La dinámica del trato hacia los clientes, junto con un incomparable menú de comida, vino y cócteles, ha hecho de AC Restaurant Group una joya de la corona culinaria del sudeste de los Estados Unidos. En 2014, la chef Ashley Christensen recibió el premio James Beard 2014. Claramente Fern y su equipo han descubierto algo aquí.

Antes de dar el salto

Aunque es claro que un programa de educación al personal tiene beneficios, existen algunos inconvenientes para establecerlo. Primero, cualquier programa debe tener una dirección clara. Si no encaja bien con la misión de su empresa, podría estar desperdiciando tiempo y dinero y frustrando al equipo en el proceso. Además, su programa educacional no debería afectar negativamente la productividad diaria. Monitoree a sus empleados para garantizar que la capacitación los hace sentir involucrados y no distraídos o estresados.

Finalmente, esté consciente de que los empleados bien capacitados son más codiciados por los competidores. Eso no es una razón para no entrenar al personal, sólo significa que deberá considerar un sistema de incentivos para mantener al personal capacitado junto a usted. Además, los empleados que sienten que su empresa está invirtiendo energía en ellos tienden a ser más felices y leales. Christian Oggenfuss, fundador y jefe de educación de la Academia de Vinos del Valle del Napa, concuerda. “Un personal bien capacitado tiende a quedarse más tiempo con usted”.

Entonces, ¿a quién debemos capacitar?

Un paso clave al establecer cualquier programa de capacitación es decidir a quién se capacita. Antoinette Morano, experta en ciencia sensorial de Nomacorc, fue contratada en 2003 para monitorear tanto la calidad de los productos como las reacciones que suscitaban entre los consumidores y rápidamente hizo de la capacitación una prioridad. Morano comenzó a trabajar con las empresas que hacen los ingredientes para los productos Nomacorc para conseguir beneficios inmediatos en los productos. Luego pasó a capacitar al personal interno de Nomacorc.

Inevitablemente, los empleados vienen con distintas fortalezas y algunas debilidades. Mientras Morano tiene habilidades superlativas para saborear (lo que es un activo evidente en el trabajo), algunas personas que sueñan con una carrera en el mundo del vino tienen habilidades sensoriales limitadas debido a condiciones físicas o hábitos que comprometen los sistemas olfatorio y digestivo. Para tener una idea verdadera de la aptitud, Morano guía a cada miembro del personal de Nomacorc por 30 horas de evaluaciones iniciales, analizando sus capacidades para detectar sabores como dulce, salado y amargo y fallas como TCA y oxidación. “De esta forma, podemos nivelar lo que está faltando”, indica Morano.

El estado del empleado también es un factor clave para determinar si puede optar a educación del personal. Algunas organizaciones son planas, con poca jerarquía, pero muchas empresas eligen realizar una gran inversión en empleados de tiempo completo en lugar de empleados por hora. De todas formas, sigue siendo mejor identificar a los líderes en su empresa e invertir en ellos; estos individuos pueden ser grandes recursos para el resto del equipo.

 

¿Qué tipo de capacitación se ofrecerá?

Una carrera en la industria del vino demanda una mezcla de habilidades vocacionales, técnicas y profesionales. ¿Cuáles son las más importantes para usted y sus empleados? ¿Qué certificaciones o programas son más idóneos? Christian Oggenfuss señala que en la Academia de Vinos del Valle del Napa, “la mayoría de las personas terminan eligiendo los programas WSET (Fondo de Educación de Vinos y Bebidas Espirituosas) CSW (Especialista Certificado de Vino), para luego transmitir ese conocimiento a sus empresas y capacitar a otros empleados”.

Ambos programas son lo suficientemente generales para proporcionar buenas bases para el conocimiento del vino. La gerencia posteriormente puede complementarlos con aspectos específicos de un lugar de trabajo determinado, ya sea una bodega, un restaurant, una tienda minorista u otro negocio vinícola. La Academia de Vino del Valle del Napa también creó planes de educación personalizados para bodegas y distribuidores, añade Oggenfuss.

Los cursos educacionales en línea también son una buena opción. Estos generalmente son adaptados a profesionales ocupados que desean completar el curso rápidamente y sin tener que estar presente en una aula. Los cursos en línea son especialmente buenos para vendedores siempre están de un lado al otro, al personal de comedor con turnos difíciles o rotativos y al personal de bodegas que trabaja temporadas de cosecha intensas y laboriosas.

Algunas elecciones para el desarrollo del personal son evidentes: por ejemplo, una bodega deseará capacitación en hospitalidad para el personal de su sala de cata. Sin embargo, a veces pensar de forma alternativa da resultados. Un CEO puede participar en un taller intensivo de cosecha. Un asistente administrativo podría expandir sus horizontes involucrándose en un curso de servicio vinícola. Pedirle a los empleados que inviertan posiciones puede alentarlos a realizar una función especializada con una mayor perspectiva y la empresa podría terminar consiguiendo una fuerza laboral más involucrada y productiva.

 

¿Cuál es la inversión?

Al establecer un programa de educación para el personal vinícola, deberá decidir qué tipo de inversión financiera está dispuesta a hacer su empresa. ¿Los costos se dividirán entre el empleado y la empresa? ¿La empresa reembolsará sólo los aranceles o también los gastos relacionados con el vino, los libros y el curso en general? ¿El personal capacitado y certificado gozará de un aumento de sueldo? Una mayor inversión hecha por la empresa podría aumentar la moral de los trabajadores pero los empleados que participan de los gastos de su propia educación se sienten más involucrados con la materia del curso y, por lo tanto, se esfuerzan más.

Matt Fern de AC Restaurant Group está muy consciente de las implicaciones financieras de un programa de capacitación. “El desafío de la capacitación interna está en los costos a los que se incurre para llevar un equipo a una sala y descorchar botellas para ellos”, indica, aunque rápidamente añade que “esta es obviamente una parte importante del programa, porque la mejor forma de aprender es saboreando”. Sin embargo, a lo largo del tiempo, parte de los miembros de su personal se han entusiasmado tanto en aprender que han realizado de las catas una actividad extracurricular, realizando degustaciones después del trabajo en sus hogares y, nuevamente, solventando parte de los costos ellos mismos.

Independiente de dónde se desarrolle la capacitación, es importante para la administración monitorear el programa para garantizar que la inversión de vino y tiempo entregue dividendos. “Con el tiempo, sí necesitamos encontrar una forma de influir en los resultados finales de alguna forma”, indica Fern.

 

Mantenga el ritmo

A veces basta con simplemente indicar a los empleados la dirección correcta. Designe un guía entre el personal que pueda darles a otros el acceso a los recursos educacionales y asegúrese de que esa persona también se mantenga al tanto sobre los eventos de la industria. El boletín de noticias de la empresa es otra buena forma de anunciar los cursos disponibles a empresas vecinas, centros de formación locales y otros lugares educacionales.

A continuación se presentan algunos consejos para integrar la capacitación a su lugar de trabajo:

  • Considere realizar catas cortas durante las reuniones del personal.
  • Concéntrese en una sola variedad o región durante una sesión de cata. Esto le permite a las personas concentrarse en una idea clave, lo que permite que su aprendizaje se asiente más fácilmente.
  • Proporcione información de antecedentes y un marco de referencia para el material que está presentando. Si está degustando vino, discuta los orígenes y la historia del vino. Si está capacitando sobre hospitalidad, intente un juego de roles y presente algunas teorías que expliquen el comportamiento de los clientes.
  • Pídale a cada empleado que contribuya de alguna manera, quizás que sugieran su tipo favorito de vino para la cata o que ayuden a coordinar la logística de la sesión de capacitación.
  • Dé tareas para la casa y revise si sus empleados las realizan. Proporcione materiales antes de la sesión de capacitación y solicite a los alumnos que vengan preparados con al menos una pregunta. Luego, envíe tareas para la casa en relación con la siguiente sesión de capacitación.

Cuando mantiene las oportunidades de capacitación al alcance de su personal y les deja claro que usted los valora, es más probable que ellos tomen la iniciativa y que la pasión por el aprendizaje se vuelva parte de la cultura de su empresa.

Fotografías cortesía de Total LearningThe Westminster Collection y WSET.

Sobre el autor

Gracias a una década de experiencia en la publicación de libros y las artes, Amy Bess muestra un verdadero afán para el emprendimiento creativo. Con una larga pasión por la escritura, Amy Bess escribe sobre la tendencias sociales y de la industria del vino de Sonoma para varias publicaciones. También escribe para su blog personal, Cavalier Career.
Desde 2009 ha estado utilizando su visión comercial como directora de comunicaciones y operaciones en Tin Barn Vineyards. Con un enfoque en las comunicaciones, ayuda a manejar casi todos los aspectos de las operaciones de la empresa. En cualquier día puede estar evaluando los diseños de las etiquetas, tomando muestras a las viñas, editando copias o incitando la próxima fiesta de la bodega.

Dejar una respuesta