Adelante, tira del corcho: Probando la facilidad de uso de Nomacorc en comparación con Corchos Microaglomerados

“Oh, un corcho sintético. Son difíciles de sacar de la botella, ¿no es cierto?”

En Nomacorc, casi todos hemos escuchado ese comentario. Eso se debe a que mucha gente piensa que sacar un tapón Nomacorc de la botella, o volver a ponerlo, es más difícil que con un corcho natural o un tapón tecnológico.

Poniendo los tapones a prueba

Sin embargo, cuando la gente en realidad intenta esta comparación A/B por ellos mismos, esa noción preconcebida se disuelve, de acuerdo con un estudio interno realizado a comienzos de este año.

Se solicitó a veinte panelistas (diez hombres y diez mujeres) que compararan ExtractionForce_Supporting1
el desempeño de un lider de corchos microaglomerados con Select® y Select® Bio de Nomacorc (series 300 y 500). Evaluaron varias operaciones: insertar el espiral de un sacacorchos en el tapón, sacar el corcho de la botella, sacar el espiral del tapón, reinsertar un tapón invertido y reinsertar el tapón en su dirección original. Las operaciones se evaluaron de 1 a 6, donde 1 significa que la operación fue “muy fácil”, 5 “muy difícil”, y 6 que la operación no se pudo realizar. No se les indicó a los participantes cuál era el propósito del estudio, solo que debían realizar las operaciones en determinado orden.

Además, se realizó la prueba de fuerza de extracción de Dillon, una prueba mecánica estándar, a todos los tapones para evaluar la cantidad real de fuerza necesaria para sacar los tapones de las botellas. Todas las evaluaciones se realizaron bajo dos temperaturas distintas, ambiental y fría, para simular la apertura de vinos tintos y blancos.

Tan bueno o mejor

En general, los participantes descubrieron que los tapones Nomacorc fueron más fáciles de sacar y de reinsertar que los corchos microaglomerados. En la gran mayoría de las operaciones, los puntajes para los tapones Select estuvieron alrededor de un punto por debajo de los puntajes para microaglomerados, lo que significa que los participantes los encontraron más fáciles de sacar y de reinsertar que sus contrapartes de Diam. Varios participantes también informaron ejemplos en los que los corchos microaglomerados comenzaron a partirse o romperse, algo que no ocurrió con los tapones Nomacorc.

Este resultado es concordante con los resultados de las pruebas de fuerza de
extracción de Dillon: los cuatro tapones Nomacorc se desempeñaron tan bien o ExtractionForce_Supporting2mejor que los microaglomerados. En cinco de las ocho pruebas distintas (cuatro tapones Select Series distintos en dos temperaturas diferentes), la cantidad máxima de fuerza necesaria fue menor para los tapones Nomacorc que para los otros. Y en los tres casos en que era necesaria más fuerza para los tapones Nomacorc la diferencia estuvo dentro de la desviación estándar, lo que significa que la diferencia en fuerza no era mayor que la diferencia encontrada dentro de series de corchos del mismo modelo.

Asimismo, la fuerza de extracción necesaria para extraer un tapón Nomacorc también fue comparable al rango recomendado por el Consejo de Calidad de Corchos, una organización que promueve los procedimientos de aseguramiento de calidad para los corchos naturales utilizados en la industria. Los tapones Nomacorc usados durante el estudio requirieron una fuerza de entre 17 y 35 decaNewtons (daN) y la recomendación del Consejo de Calidad de Tapones indica: “La cantidad de fuerza requerida para sacar un corcho de a 45 x 24 mm debe ser entre 15–45 daN”. Otras pruebas realizadas por Nomacorc han mostrado que cada categoría de tapones Select (de 100 a 900) cumple con estos parámetros de fuerza de extracción.

Entonces, la próxima vez que alguien diga que los tapones Nomacorc son difíciles de sacar (o de volver a poner) de una botella, puede responder “Bueno, en realidad…”

Sobre el autor

Antoinette “La Nariz” Morano es la principal tecnóloga sensorial de Nomacorc. Su tarea es supervisar la capacitación sensorial externa e interna y responder a todas las consultas y solicitudes de acciones correctivas de los clientes relacionadas con el aspecto sensorial. Su fuerte herencia italiana ha alimentado su amor por la comida y el vino y sigue compartiendo su conocimiento al liderar el programa interno de educación sobre vino de Nomacorc. Antoinette ha recibido su certificación WSET Nivel 2 y WSET Nivel 3 para cata ciega.

Dejar una respuesta