Resumen sobre reciclaje: ¿Cuáles tapones para vino son reciclables?

Las botellas de vino tienen un camino claro hacia la otra vida. Después de beber el vino y brindar, las botellas vacías van a los centros de reciclaje donde las clasifican por color, las trituran en pequeños pedazos que se conocen como polvo de vidrio y se envían para convertirlas en nuevas botellas y vasos o se las convierte en material de construcción y otras cosas.

Por otra parte, los corchos y tapas de esas botellas tienen una ruta mucho más complicada hacia la salvación.

Este es un resumen de los pros y los contras de los tipos de tapones y lo que se puede hacer para mantenerlos fuera de los vertederos.

El pequeño gran problema

El tamaño importa. Todos los tipos de tapones como el corcho natural, corcho sintético o tapas rosca de aluminio son demasiado pequeños para la mayoría de las principales plantas de reciclaje. Los tapones se caen a través de las rejillas clasificadoras y terminan en una pila en el piso que generalmente va al vertedero.

Para solucionar el problema, Nomacorc y algunas plantas de reciclaje están fomentando que los consumidores dejen los corchos fuera de los contenedores de reciclaje y los depositen en cajas recolectoras ubicadas en los negocios minoristas y otras ubicaciones.

Los corchos sintéticos Nomacorc son de polietileno de baja densidad, clasificados por la EPA como plástico grado alimentario Nº 4 reciclable. Una vez recolectados, se pueden moler en pellets y utilizar en variadas aplicaciones. Esta es una muestra de las posibilidades de reciclaje de los tapones de Nomacorc:

  • Bandejas para alimentosCorkRecycling_Supporting1
  • Almacenamiento de alimentos
  • Hardware para computadoras
  • Cajas para teléfonos celulares
  • Toboganes
  • Discos para limpieza de pisos
  • Bancos para parques
  • Combinarlos con madera para fabricar madera compuesta

Un esfuerzo de recolección de dos flancos

Existes dos programas de recuperación establecidos para los materiales sintéticos de Nomacorc, uno enfocado en las bodegas y otro en los consumidores.

En el primer programa, importantes bodegas, que incluyen a Fetzer Vineyards, Trinchero Family Estates y Woodbridge de Robert Mondavi, se han unido a Nomacorc para recolectar corchos sobrantes. Las bodegas generalmente cuentan con corchos sobrantes, a veces de los arrastres del lavado de las líneas de embotellado y de la eliminación del inventario excesivo de vino. Los corchos se recolectan en contenedores corrugados, grandes cajas de cartón que contienen de 40.000 a 45.000 corchos y se venden a las empresas de polímeros.

Durante los primeros dos meses de 2014, Nomacorc recolectó 28 contenedores corrugados o 1,1 millón en el programa de preconsumidor.

Eso es un montón de corchos.

En el lado postconsumidor de las cosas, Nomacorc ha instalado más de 250 contenedores colectores en los negocios minoristas, incluidos Spec’s, una cadena de súpertiendas de Texas, ABC Fine Wine & Spirits en Florida y Total Wine and More. En los programas de Texas y Florida se han recolectado cerca de 4 millones de corchos hasta la primera mitad del año.

Piense global, actúe local

En los programas de Nomacorc, los corchos se recolectan y reciclan de forma regioCorkRecycling_Supporting2nal, ya que no tiene mucho sentido reciclar algo y después ponerlo en un camión que consume gasolina durante 48 horas. Todas las ganancias van a obras de caridad, como organizaciones que investigan curas para el cáncer o a AtWork.org, un programa de Seattle que asiste a adultos con problemas físicos o mentales para que vuelvan a trabajar.

Los corchos reciclados de Nomacorc producen de 15 a 30 centavos por libra y las cifras actuales son de casi 5 millones recolectados anualmente, con US$15.000 destinados a obras de caridad.

Uno de los problemas de los programas de recolección es que los consumidores tienden a mezclar corchos naturales y sintéticos. Esto no funciona en el reciclaje, es necesario separarlos. Nomacorc se asoció con AtWork para clasificar los corchos y dona las ganancias que quedan después de cubrir los costos laborales.

Corchos naturales y tapas rosca

Los productores de corcho natural también han establecido programas de recolección. Según el Cork Quality Council, una asociación comercial de corcho natural, ReCork y Cork ReHarvest, dos organizaciones financiadas por la industria del corcho natural, han recolectado alrededor de 100 millones de corchos durante los últimos seis años. Los principales usos de los corchos reciclados molidos incluyen su conversión en suelas para sandalias, para hobbies domésticos y en las escuelas.

Las tapas rosca también son reciclables; estas se pueden fundir y convertir en nuevas aleaciones metálicas. Sin embargo, es necesario superar algunos obstáculos. Es necesario retirar el recubrimiento plástico dentro de la tapa antes de reciclarla y algunas plantas las queman. Como en el caso de otros tapones, el tamaño es un problema. Muchas plantas de reciclaje sugieren a los consumidores que aplasten las tapas dentro de otras latas de aluminio, una maniobra complicada. Otra opción es enrollar las tapas dentro de papel de aluminio.

Un desafío único de las tapas rosca es el anillo que va alrededor del cuello de la botella. Este no puede ir al vidrio reciclado, de manera que lo que sucede es que el vidrio debajo del anillo se muele y la parte superior cae al suelo, con destino al vertedero.

El enigma del compost

¿Y el compostaje? El corcho natural que es 100% corteza puede ir al compost, pero no al orgánico, ya que la mayor parte ha estado en contacto con los sulfitos agregados del vino. (Una excepción serían los corchos que se utilizan en el nicho relativamente pequeño de vinos orgánicos.)

Los corchos generalmente se utilizan para agregar aire al compost y eventualmente se elevarán a la superficie. Algunas plantas de reciclaje, incluidas las de Seattle y Portland, prefieren no poner corcho en el compost porque es muy denso. En cambio, aconsejan a los consumidores que sigan la ruta de reciclaje de los negocios minoristas.

Es importante observar que no todos los corchos naturales se crean de la misma manera.

En el nivel superior están los corchos hechos de partes enteras de corteza cortada del alcornoque. Después existe una cantidad de productos técnicos del corcho. Estos CorkRecycling_Supporting3incluyen corchos 1+1, que tienen un disco de corcho 100% natural en la parte superior e inferior y el centro está hecho de corcho molido pegado con pegamento, que no sirve para compost. Los tapones 1+1 más fácilmente reconocibles son los corchos que generalmente se usan para sellar champaña y otros vinos espumantes.

Otros tipos de corcho natural incluyen aglomerado (trozos de corcho pegados) y micro aglomerado (polvo de corcho moldeado en la forma de un corcho y unido con pegamento y resinas). En el nivel inferior se encuentran los corchos colmatados, que son corchos de baja calidad y porosos que han sido rociados con resina para cubrir los orificios. Mirándolos detenidamente, parece que los hubieran pintado con spray. Al igual que 1+1, el uso de estas resinas sintéticas y pegamentos del corcho hacen que el producto no sea adecuado para los programas de compostaje.

Las cartas muestran una expansión

En su avance, Nomacorc planea ampliar sus esfuerzos de recolección tanto a nivel pre, como postconsumidor. Se lanzaron nuevos programas en Seattle y en el Sur de California.

Grandes apostadores, tomen nota: Recientemente se han instalado cajas recolectoras de reciclaje de Nomacorc en 19 locales de Caesar’s Palace.

Con menos de 2 pulgadas de altura, el corcho no es una gran parte del embalaje del vino, pero Nomacorc apuesta a que es un activo recuperable y que vale la pena obtenerlo.

Crédito de la foto del corcho natural: Flickr

Dejar una respuesta