En el corcho de la opinión pública

¿Desean los consumidores que los productores de vino pongan un corcho? ¿O preferirían una tapa rosca en la botella? Y si la respuesta es corcho, ¿de qué tipo de corcho hablamos, natural o sintético?

Varias encuestas recientes han buscado la respuesta y, en general, los resultados muestran que los consumidores no pasan mucho tiempo pensando en qué es lo que evita que el vino salga de la botella, a menos que el tapón no cumpla su función. Entonces les importa. Mucho.

Esta es una mirada más detallada a los resultados.

Una encuesta de 2012 realizada por Merrill Research para el líder de corchos sintéticos Nomacorc descubrió que los consumidores no consideraban de gran importancia el tipo de tapón de una botella de vino. El 97% de los que respondieron a la encuesta dijeron que el tipo de tapón de una botella no era una de sus tres razones principales para comprar. Lo que importaba era la variedad, el precio y la región geográfica.

“A la gente no le interesa, no le importa mientras el vino esté protegido y seguro,” dijo Pat Merrill, cofundador y socio de Merrill Research.

La encuesta se centralizó en un grupo de bebedores y conocedores de vino, con la participación de cerca de 600 consumidores estadounidenses quienes beben vino por lo menos una vez a la semana y que frecuentemente gastan de US$7 a US$20 por botella.

Aunque es posible que los participantes no hayan ido a un negocio pensandoConsumerPreference_Supporting1 en tapones de corcho o sintéticos o tapas rosca, estaban preocupados respecto del desempeño del tapón. Al preguntarles específicamente sobre el papel del tapón de la botella, el 92% respondió que su preocupación principal era proteger el vino. Dos tercios de los entrevistados estaban familiarizados con la contaminación por corcho y un tercio había tenido problemas con el corcho natural que era difícil de retirar o se había roto.

Un informe de 2013 de Tragon, una empresa de análisis sensorial de los consumidores, se hizo eco de los resultados de la encuesta de consumidores de Merrill: el precio es el criterio principal de los compradores de vino.

Pero después del precio, los resultados de Tragon fueron divergentes. Los encuestados mencionaron el tipo de tapón de vino como segunda prioridad y el país de origen como tercera. Además, una mayoría de los encuestados de Tragon, si se les da la oportunidad, prefieren comprar vino con un corcho natural.

La encuesta de Tragon se preparó para Wine Vision, una exposición del rubro que se celebra en Londres y cuyo patrocinador principal es la empresa de corcho natural Amorim. La encuesta incluyó información recolectada en varios países en 2004, 2007, 2011 y 2013. De una base de 3.000 consumidores encuestados, el 80% afirmó beber vino por lo menos una vez a la semana.

Merrill sugirió que las diferencias entre estas encuestas se podrían atribuir al instrumento de realización, incluida la redacción y la secuencia de las preguntas.

La consistencia es clave

Los consumidores no son los únicos que desean poder confiar en los tapones. Wine Business Monthly, una respetada revista de la industria, encuestó a productores de vino y a otros líderes del sector respecto de sus preferencias en tapones. Dicha información considera la confiabilidad como importancia primordial.

“La consistencia de los tapones parece ser el Santo Grial de los atributos de los tapones”, publicó Wine Business Monthly al informar sobre la encuesta de 2014.

Específicamente, el 60% de los 313 entrevistados por WBM deseaban consistencia en la forma en que los tapones transmiten oxígeno al vino y loConsumerPreference_Supporting2 clasificaron como el factor más importante. Y prefieren que esta transmisión se realice a través del tapón y no dejando oxígeno en la botella durante el proceso de embotellado.

Una mayoría de encuestados identificó los corchos naturales como los tapones más populares y frecuentemente usados. La encuesta de WBM se inclina marcadamente hacia las viñas más pequeñas, con el 82% de las respuestas provenientes de viñas que producen menos de 50.000 cajas anuales.

Por otra parte, la encuesta de WBM descubrió que las viñas más grandes consideraban las tapas roscas como las mejores respecto de la consistencia, mientras que consideraron los corchos sintéticos más consistentes que los corchos técnicos o naturales. Aquí los sintéticos prevalecen: El 73% de las mejores 50 marcas de vino, que significa el 22% del mercado de los Estados Unidos, utiliza corchos sintéticos. El corcho natural aparece con un 2% solamente y el resto se divide entre corchos técnicos o micro aglomerados (17%) y tapas rosca (8%).

Al comentar sobre las diferencias entre las preferencias de las viñas pequeñas y grandes, Merrill sugirió que la preferencia de las viñas pequeñas por corchos naturales podría deberse a las cantidades más pequeñas de producción, donde el precio mayor del corcho natural no tiene un efecto significativo sobre el balance final.

Mirando hacia adelante

Hace diez años, la insistente resistencia hacia los corchos sintéticos y tapas rosca venía de personas más conocedoras del vino. “Se espantaban con la idea de usar una tapa rosca o un corcho sintético en un buen vino”, señaló Merrill.

Igualmente, la información de Tragon demostró que la aceptación de las tapas rosca de parte de los consumidores era mayor en 2013 que en 2004, aunque en los Estados Unidos las tapas rosca aún se consideraban más adecuadas para algo casual. El estudio de Merrill también demostró que los consumidores encuentran el corcho natural ligeramente más aceptable en los vinos tintos que en los blancos y más aceptables en todos los vinos de mayor precio (US$30+).

Pero ahora los bebedores de vino más conocedores parecen ser quienes más aceptan los tapones nuevos y ven ventajas en los corchos sintéticos y tapas rosca. En el caso de vinos blancos a un precio de US$10, el 90% de los encuestados por Merrill ConsumerPreference_Supporting3pensaba que los corchos sintéticos eran siempre o generalmente adecuados; en el caso de tintos, la cifra fue del 85%. Este umbral podría ser más alto para una marca con un nombre o denominación bien establecida y de confianza. El 87% de los encuestados por Merrill respondieron que no tendría problemas si su vino tradicional favorito que utiliza corcho natural usara tapones sintéticos.

La mayoría de los consumidores están interesados en disfrutar de un buen vaso de vino y no en pasar mucho tiempo preocupándose del envase. A menos que el tapón falle, dice Merrill, “lo primordial es que a la mayoría de los consumidores no les importa.”

Dejar una respuesta