La tierra se mueve

La primavera pasada, Nomacorc me pidió escribir este artículo sobre las tendencias en la vinicultura en el Valle de Napa. El ángulo de la historia tenía sentido porque en Napa siempre han habido tendencias: el vitivinicultor francés viajero que prometía grandes logros y mucho dinero, el ultimo material genético de Davis, la última tecnología en flujo de gravedad o en clasificación de la uva, el embalaje sensual, cavas más profundas, plantación más tupida, mayores vinos.

Grabé horas de entrevistas y luego me senté a clasificarlas. Que significaba verdaderamente ser tendencia. ¿Qué importa? ¿Qué importancia tiene todo para el vino?

“Para tener éxito en el mundo del vino tienes que ser nuevo o clásico,”  proclamó un experto en desarrollo de marcas en un foro reciente de la industria. Después de las dificultades de la economía estadounidense, “mayor es mejor” ya no estaba de moda y quizás Napa tampoco.

Entonces, una semana antes del plazo de entrega, un terremoto grado 6,1 sacudió mi casa y las casas y viñas de todo Napa. El temblor sacudió el Valle justo cuando se iniciaba la cosecha 2014.

A diferencia de Burgundy, donde raramente una temporada de cultivo avanza sin alguna catástrofe climática, nunca ha existido la duda de que las uvas madurarán todos los años en el asoleado Valle de Napa. La cosecha 2014 se estaba formando para ser la tercera de una serie de cosechas tranquilas.

Pero la mañana siguiente vi fotos de botillerías y bodegas de amigos cubiertas de vidrios rotos, de barricas de roble caídas en todas partes mientras que el jugo fresco de la molienda llenaba la alcantarilla. La Madre Tierra dio un paso adelante y nos recordó quien manda realmente.

Después de lidiar con nuestro pánico a través de actualizaciones en Facebook después del terremoto (estoy bien, ¿tú estás bien?), surgió una pregunta:

El mundo del vino respondió y la respuesta fue un sonoro sí.

Bébelo
El terremoto hizo más que sacudir un montón de botellas de costoso vino en las paredes de las bodegas. También atrajo la atención del mundo al Valle de Napa. Inmediatamente después del terremoto, no podrías pasar cinco minutos sin encontrarte con el hashtag #drinknapa.

¿El Valle de Napa pasado de moda? Obvio que no. Algunos de los bares de vino, restaurantes y tiendas más de moda en las ciudades del mundo comenzaron a promover sus vinos de Napa. Afuera de una tienda de vinos en Williamsburg, Nueva York, los clásicos como Corison y Foreman estaban tarjados en distintos tonos de tiza junto a vinos relativamente nuevos como Dirty y Rowdy y Massican.

Si hay algo que estos diversos productores de vino tienen en común es un fuerte compromiso con viñas específicas y cuidan dichas viñas de manera que continúen productivas en los años futuros. ¿Es el Valle de Napa nuevo o clásico? Lo estimulante es que lo que mantiene a la región en el radar de todos los compradores de vino son ambas cosas.

Un sentido de pertenencia
En la viña se produce un gran vino. Aburrido. Todos los productores de vino lo dicen pero ¿qué significa? Simplemente esto:

Producir grandes vinos no se trata de producir vino sino de cultivar buenas uvas. Y cultivar buenas uvas significa comprender la tierra, el suelo y el clima.

El Valle de Napa debe dejar de preocuparse de estar de moda y debe simplemente NapaTrends_InteriorPhotocomenzar a escuchar a la tierra. El modelo futuro del Valle de Napa no es Burdeos, donde el Château, el productor de vino y la mezcla son las estrellas. Después de todo, el Valle de Napa solo tiene un octavo de las hectáreas de tierra con viñedos que tiene Burdeos.

El modelo es Burgundy, donde los pequeños terrenos se estudian hasta en sus microbios para comprenderlos mejor. Es por eso que los productores enfocados en la calidad como Crocker & Starr, Honig y Markham están concentrándose en producir más vinos de acuerdo con la viña, vinos cuyas botellas llevan orgullosas el nombre del lugar específico donde se cultivan esas preciadas uvas.

Producción de vino y manejo de la tierra
Comprometerse con un lugar significa preocuparse por dicho lugar. Es por eso que algunos de los avances tecnológicos recientes más significativos se tratan de sustentabilidad: la reutilización del agua, la utilización de la energía solar y la búsqueda de formas naturales de controlar las pestes. Estos son tres vitivinicultores que lo están haciendo:

“Muchos de los cambios que he visto en las prácticas vitivinícolas se basan en los desafíos a los cuales se han estado enfrentando todos los vitivinicultores,” dice Brett Adams, el asistente de vitivinicultor de Honig. “El manejo del agua se ha convertido en un tema urgente, y la forma en que se está utilizando el agua en la viña ha cambiado, y continuará cambiando, hasta llegar a viñas que se puedan cultivar en seco.” Desde 2006 Honig también ha podido capturar suficiente energía solar para hacer funcionar toda la viña, incluido el enfriamiento y el embotellado.

Crocker & Starr en Santa Elena se fundó con el objetivo de revitalizar una viña que se había cultivado de forma continua desde los años 1870. La productora de vino Pam Starr administra ahora su preciado cultivo de variedades Burdeos de forma orgánica. También utiliza tan poca agua como sea posible, ya que las viñas más antiguas necesitan menos agua que las viñas jóvenes. Para controlar las pestes y ayudar a la biodiversidad, Starr planta flores silvestres y trébol para atraer a las abejas mieleras y mantener la viña libre de pestes. Su meta es llegar a ser completamente autosuficiente.

Markham Vineyards en Calistoga ha estado trabajando durante los últimos años para convertirse en “Verde certificado,” una de las muchas iniciativas de Viticultores del Valle de Napa para promover prácticas agrícolas limpias y reducir el uso de la energía y agua, de los deshechos y de la contaminación. Los cultivos de protección, el riego dirigido y los revestimientos para evitar la erosión del suelo son algunas de las tácticas que esta familia utiliza para minimizar los impactos sobre la tierra.

La sustentabilidad podría comenzar con la tierra, pero incluye todos los aspectos de la vitivinicultura, embotellado y distribución. Los productores de vino también están considerando embalado alternativo, incluidos los barriles, cartones y diferentes tipos de tapones. Están pensando en la vida silvestre y en los patrones migratorios. Están preocupados de los rituales de reproducción del salmón. También están preocupados de las vidas de sus trabajadores y de cómo mejorarlas.

Repercusiones
¿Está de moda ser sustentable? Seguro, pero esto no es lo que impulsa a estos considerados vinicultores hacia dichas soluciones. El cariño por esa tierra y el hacerla sustentable por siglos no es vanguardia, pero es lo que actualmente realmente importa a los vinicultores y esto nunca pasará de moda.

Mientras nos esforzábamos para limpiar las repercusiones del terremoto, las pequeñas replicas continuaban sacudiéndonos mientras dormíamos, como un recordatorio: la tierra es importante. Lo que verdaderamente inspira a estos vinicultores no es lo que está sobre el suelo: las barricas, los estanques, las prensas y los laboratorios. Lo que importa es lo que está debajo de la tierra: la tierra, el suelo, los millones de años de actividad geológica que hace del Valle de Napa un lugar tan especial, un lugar verdaderamente especial para cultivar uvas y producir vino.

[Crédito de Foto: Markham Vineyards]

Sobre el autor

Courtney Humiston es una escritora profesional que se mudó de Nueva York a Napa Valley en 2010 para alimentar una pasión creciente por el vino. Una graduada del Instituto Culinario de América en Greystone y una sommelier certificada, ha pasado tiempo en viñedos, bodegas y cavas de todo el mundo. Contruido habitualmente para Decanter.com y su trabajo ha aparecido en The World of Fine Wine, The San Francisco Chronicle, The Grape Collective y La Cucina Italiana, entre otros.

Dejar una respuesta