La cata “habitual” del vino, como se practica normalmente en bodega, no siempre permite sacar partido de los resultados obtenidos. En cambio, al enmarcarla en métodos precisos y rigurosos de análisis sensorial, resulta posible extraer resultados explotables y dotarlos de sentido. Al apoyarse en el análisis sensorial, nuestro servicio cubre así toda una serie de diversas acciones y aporta respuestas fiables a numerosas problemáticas técnicas, de marketing o comerciales. Ya se trate, por ejemplo, de estudiar el impacto de un itinerario técnico sobre el perfil de un vino o de probar un envase con consumidores, nosotros elegimos y ponemos en práctica, entre un amplio abanico de métodos, de consejos y de formaciones, las soluciones mejor adaptadas a sus objetivos.

Asistencia técnica